Blogia
ENOLOGIA

CERVEZAS BELGAS

Foto: Andrea Moreno / Cambio- Cortesía Tapas Macarena

HABLAR DE BÉLGICA es hablar del paraíso de la 'pola'. Eso no significa que sea el país con mayor consumo ya que Alemania y Gran Bretaña lideran el escalafón con 300 litros al año por persona.  No. Bélgica es, en particular, el país con la mayor producción de cerveza gourmet del mundo, con más de 500 marcas.

Solo para entender de qué se trata el asunto, las tiendas para turistas en Bélgica disponen de una selección de cervezas para llevar de regalo, lo cual significa que es su máximo orgullo nacional. De oriente a occidente y de norte a sur, el país de Tintín está repleto de pequeñas y medianas industrias cerveceras, la gran mayoría artesanales. Y es que es el cuidadoso esmero a la hora de fabricar una cerveza lo que hace famosa a la belga. "Con tranquilidad puedo decir que la mejor cerveza del mundo me la he tomado en Bélgica", dice Berny Silberwasser, propietario de Bogotá Beer Company.

La historia dice que los romanos la introdujeron en la península Ibérica y que de ahí pasó después a Galia, pero Julio César, en su conquista de Bélgica, dijo que esos guerreros casi invencibles ya bebían cerveza. Otros dicen que fueron los celtas, y más tarde los germanos, los que introdujeron la cerveza en el norte de Europa.

Lo cierto es que durante los siglos VI y VII en Bélgica se fundaron los primeros monasterios, evento que cambió la historia cervecera del mundo. Debido a que las órdenes monásticas tenían la obligación de autoabastecerse, en cada monasterio se construyó un edificio de piedra dedicado a su lenta elaboración. Hoy esos monasterios todavía hacen las más sabrosas cervezas de alta fermentación, tratadas con materias primas 100% naturales, lo que garantiza una larga vida y una segunda fermentación en botella. Este tipo,  que se denomina trapense, es la más apetecida en el mundo.

Recientemente llegó a Colombia la cerveza belga Duvel, una verdadera exquisitez de alta fermentación, rubia, de un sutil sabor amargo, de gruesa capa de espuma, con un contenido de alcohol de 8,5% (ver recuadro). "Es líder internacional en el segmento de cervezas de alta fermentación", explica Walter López, importador de la espumosa. Gracias a ello, los colombianos hoy pueden tener una pequeña muestra de la magia belga, que es una de más exquisitas experiencias de licor del mundo. Una entre más de 500. Algo es algo, por ahora.

ENDIABLADA

En 1871, Jean-Léonard Moortgat creó la fábrica-granja Moortgat, en Breendonk. Cuando los habitantes probaron por primera vez la bebida, realizada con una nueva levadura, dijeron: "Es el diablo". A partir de 1923, esta cerveza se comercializó con el nombre "Duvel" y su eslogan ha sido: "endiabladamente buena".

PARA TODOS LOS GUSTOS

Los tipos y marcas de cerveza en Bélgica complacen  todos los paladares. Aquí sus más conocidas variedades:

PILS. Con marcas como Stella, Júpiler, Primus y Maes, es una cerveza de fermentación baja, clara dorada, de sabor ligeramente amargo. Contiene un 5% de volumen de alcohol.

BLANCA. De la ciudad de Hoegaarden, es turbia y refrescante. En general, las cervezas blancas están refermentadas en botellas.

TRAPENSE. Quizá la más famosa de Bélgica, presenta marcas como Chimay, Orval, Rochfort, Westmalle, Westvleteren y Achel. El principio de las cervezas trapenses es que están fabricadas en el seno de la abadía. Poseen un volumen de 6° a 12°.

AMBARINAS. Nacen como una respuesta a las Pils creadas en Alemania. Se les añade un ligero sabor de lúpulo de color rojizo-ambarino de cobre. Con 5% de alcohol por volumen, las marcas más famosas son Viux Temps, Ginder Ale, Horse Ale y Palm.

9% ES EL PROMEDIO de volumen de alcohol que  tienen las cervezas belgas trapenses, las más apetecidas del mundo.

Fuente: Cambio - Colombia

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres