Blogia
ENOLOGIA

43 ENVASES

LAS BOTELLAS

PROGRAMA DE ENOLOGIA - INSTITUTO DE LOS ANDES

CAPITULO 43 - LAS BOTELLAS

Profesor: Ing. Jaime Ariansen Céspedes

La Información que nos proporciona una botella de vino.

Una botella de vino nos proporciona una gran cantidad de información y la etiqueta la complementa por escrito. El tamaño, la forma y el color de la botella son singulares. En algunas catas se cubre completamente la botella o se pasa el vino a un decantador para evitar descubrir de antemano las características del vino.

La historia de las botellas.

Al principio casi todas las botellas eran similares, toscas, panzudas y de forma achatada, con el desarrollo de la tecnología y la industria, después de seguir un camino muy interesante, llegamos a la botella estandarizada que conocemos hoy. La gran mayoría tiene una capacidad de 750 centímetros cúbicos. La tradición dice que llegamos hasta esta medida por la capacidad pulmonar de la persona que las “soplaba”, otra fuente indica que se trata de un quinto de un galón ingles. También se cuenta que se trata de la medida que un hombre puede consumir sin marearse, aunque nos parece algo exagerada esta opción.

Las formas

Los primeros esfuerzos por diferenciar los tipos de botella, se inician en el Mediterráneo, que es la moderna zona clásica de la historia del vino. Las mas conocidas hasta nuestros días son las botellas de Burdeos y las de Borgoña. La bordelesa, recta y austera, de hombros rectos, y la borgoñona, un poco más redondeada y sensual. En Alsacia y Alemania se adoptó otro tipo de envase singular una botella sin hombros, más alargada, de forma tirando a cónica. En Provenza se eligió una extraña forma con muchas curvas. En algunos lugares se utilizan botellas especiales, como la de Châteauneuf-du-Pape, con el símbolo papal en relieve. Hay que tener en cuenta la facilidad de almacenaje, en algunos casos se presentan problemas como las botellas alsacianas o las del Rin, entiéndase las del vino rieslings clásico.

Cada vino una botella distintiva.

Actualmente la mayoría de los grandes vinos varietales tratan de tener una botella distintiva.

Los productores de cabernet sauvignon y merlot prefieren botella bordelesa

El pinot noir y chardonnay utilizan botellas borgoñonas.

El vino syrah utiliza la botella borgoñona al estilo del Ródano

Los vinos riesling, gewürztraminer, pinot gris utilizan botellas tipo Rin

Países como España utilizan mayormente la botella bordelesa, en especial los vinos tintos, con pocas y notables excepciones.

Algunas bodegas tratan de tener un estilo propio como la conocida botella borgoñona de Faustino con su esmerilado y sus caras de Rembrandt.

Los italianos, maestros en el  diseño, aportan lo suyo, botellas más altas, más estilizadas, de hombros anchos, troncocónicas. 

También existe el concepto que cuanto más lujosa y pesada es la botella, es mayor la calidad del vino que contiene. 

Los Innovadores.

En los años 80 el famoso productor Robert Mondavi, buscaba una manera de destacar frente al resto de las bodegas en el mercado internacional. Para ello, sus creativos lanzaron la botella llamada  “flange” que tiene un gollete o anillo en la parte superior o “pico” haciéndola más ancha, y que por lo tanto no se adapta bien a la cápsula: dichas botellas suelen generalmente ir sin ella, con el corcho al descubierto, o bien con una gota de lacre o plástico, a modo de sello. En la practica han pasado a ser equivalentes de vino sencillo, se utilizan especialmente en California y Australia.

Una aportación española es la botella jerezana. Es similar a una botella bordelesa, tal vez un tanto convexa en vez de recta, y el cuello presenta un abombamiento, y un gollete particular, como en dos fases. Ha sido adoptada también por los productores de Oporto, y algunos otros vinos tranquilos (tintos y blancos), aunque es una sensación extraña el servir uno de estos vinos de dicha botella: se esperan los transparentes colores de una manzanilla o un fino, o los intensos ambarinos de un oloroso o palo cortado.

Algunas bodegas están recurriendo a la botella personalizada, como elemento distintivo, o simple y llanamente como un elemento más para la lucha contra el fraude. Es más fácil falsificar una botella normal que una “personalizada”: normalmente con un escudo o motivo alusivo a la bodega en relieve sobre la etiqueta frontal. Para falsificar una de éstas hay que procurarse al menos una botella vacía de la propia casa, no vale ya una cualquiera. El uso de estas botellas requiere de una etiquetadora especial, que centre la botella, pues la etiqueta no puede ir ya en cualquier parte. Para ello se utilizan unas muescas, que se suelen encontrar en la parte inferior trasera, normalmente un par de hendiduras rectangulares. Dado el costo más elevado de estas botellas, pensamos que algunas bodegas harían mejor en invertir un poco más de dinero en utilizar mejores corchos que en botellas personalizadas...

Las raras.

En varias ocasiones se ha hablado de la botella más fea del mundo, y las revistas especializadas han señalado la utilizada por el Château de la Gardine en Châteauneuf-du-Pape en el Ródano. De forma abombada e irregular, no cabe en ningún botellero ni en ningún sitio.

El color

En cuanto al color, es principalmente oscuro, variando generalmente entre una gama de verdes oscuros a marrones tirando a negros. El objetivo de esto no es ni más ni menos que proteger al vino de los rayos solares que puedan perjudicarlo. Por supuesto que hay algunas excepciones, incluyendo botellas claras, para algunos blancos, normalmente de consumo rápido, o la famosa del Roederer Cristal, uno de los champañas más exclusivos. Sin embargo, al ser el Champagne más delicado, se venden las botellas envueltas en un papel especial que hace las labores de protección contra la dañina luz. Y otros colores más estrambóticos, como azules chillones y amarillas.

El tamaño

Aparte del tamaño estandarizado de 750 ml hay otras muchas posibilidades, no todas las botellas son iguales. Las hay de muchos tamaños con nombres propios y son:


1.5  litros =  02 botellas   =  Mágnum

3.0  litros =  04 botellas   =  Doble mágnum o Jéroboam en Borgoña

4.5  litros =  06 botellas   =  Jéroboam en Burdeos o Rehoboam en Borgoña

6.0  litros =  08 botellas   =  Imperial en Burdeos, o Matusalén en Borgoña

9.0  litros =  12 botellas   =  Salmanazar

12   litros =  16 botellas   =  Baltasar

15   litros = 20 botellas    =  Nabucodonosor

20  litros  =  28 botellas   =  Salomón

27 litros   =   37 botellas  = Primat

Según cuentan, estos nombres se eligieron por lo pomposos que son, por los productores de Champagne a finales del siglo XIX, deseosos de dar un toque sofisticado a sus vinos. La verdad es que los nombres tampoco fueron nominados con mucho gusto o creatividad.

Hablando de Champagne, las botellas de los espumosos tienen unos requerimientos especiales, debido a la presión que tienen que soportar: hasta seis atmósferas, con lo que el grosor del cristal tiene que ser mayor. Los corchos también tienen que ser más resistentes, y además están sujetos por algún tipo de alambre.

En los tamaños más pequeños, muy usuales en vinos dulces, la botella de medio litro está sustituyendo en buena parte a la de 37.5 cl. Es un buen tamaño para una persona. Estas botellas son utilizados en las líneas aéreas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

NORMA EN LAS ETIQUETAS

Bruselas obligará a indicar los componentes alérgenos en los vinos

Desde el 31 de mayo del 2009, las botellas deberán mencionar si el vino contiene caseína o albúmina. Los operadores deberán indicar tales ingredientes alérgenos en varias lenguas, lo cual supondrá un gran espacio en las etiquetas.
Madrid. - Belén Jiménez

 

La Unión Europea obligará desde el 31 de mayo a indicar componentes en las botellas de vino que puedan cuasar alergias. Un nueva regulación que podría provocar confusión y salir cara para los productores, informa Efeagro.

En concreto, las etiquetas tienen que determinar si el vino contiene caseína o albúmina de forma comprensible para el consumidor y en el idioma del país donde se vende.

Esta medida supone que en las etiquetas se reserve muchísimo espacio a esta obligación. Por ello, la nueva regulación preocupa a los productores porque son muchos cambios en pocos meses.

Los productores consideran que la norma es una "incongruencia" porque después va a haber modificaciones que supondrán complicaciones, costes para el sector y confusión para el consumidor.

EL LENGUAJE DE LAS ETIQUETAS

El lenguaje de las etiquetas

Por: Hugo Olaechea Espinoza / 261007 / Enologia 1

Para leer una etiqueta no bastan los datos incluidos en ella: es indispensable, además, tener ciertos conocimientos sobre tipos, cepas, categorías y zonas o regiones productoras de vino para poder interpretar correctamente estos datos

Como leer una etiqueta europea
Los vinos están obligados a colocar datos básicos como:

1. calidad de vino: se clasifican en tres grandes grupos

Vinos de mesa: son los más comunes y pueden tener una mezcla de cepas, mostos o vinos procedentes de distintas regiones y/o países de Europa. Son jóvenes y de bajo costo, ideales para el consumo diario. No están obligados a colocar variedad de cepa o año de cosecha: deben mencionar, en cambio, que se trata de un vino de mesa

Vinos del país, paisanos o de la tierra: se embotellan en determinadas zonas con mezclas de cepas, mostos o vinos de regiones del país de origen. Pueden llevar el nombre de la cepa principal, el año de cosecha, las distinciones oficiales hechas al producto y otras relativas a la historia

Vinos con denominación de origen: en Europa garantizan la calidad del vino y cumplen una serie de exigencias de institutos, consejos o consorcios especializados propios de cada región, zona o hasta pueblos productores de vinos y que le dan justamente el nombre o denominación. Estos vinos tienen cualidades y características diferenciales debido principalmente al medio natural, a su elaboración, crianza y embotellado.

2. lugar de origen

Este dato es indispensable en los vinos de la calidad denominación de origen (D.O), se refiere al lugar de producción

3. año de la cosecha

Aparece en todos los vinos D.O e indica al año de la vendimia. Corresponde al ciclo anual de la vid que, de acuerdo a las condiciones del clima, pueden ser malas, regulares, buenas o excelentes cosechas

4. Marca del vino

Es lo que mas resalta en la etiqueta y puede ser un nombre propio, el de una hacienda o el de una bodega productora, Ejemplos: Chateau La Tour, Márquez de Arienzo

5. Alcohol por volumen

Indica el porcentaje de alcohol por volumen como normalmente pueden oscilar entre 9 a 21% Vol.

6. Contenido
Indica la cantidad de vino expresado en mililitros ml, centilitros cl o litros lt.

7. Bodega y ubicación

Generalmente va en letras más pequeñas e indica la bodega donde se elabora y embotella el vino, Ejemplo: Embotellado de Márquez de Riscal

8. Otros

Se refiere a datos no obligatorios que pueden ser categorías especiales. También puede indicar el tipo o color del vino, el número de botella que se tiene entre manos o el tiraje.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

EL VINO Y LOS TUBOS DE CARTÓN

HEALDSBURG, Estados Unidos - Los puristas del vino desprecian los corchos de plástico y aúllan ante la idea de un tapón de rosca. ¿Qué dirán entonces del vino en tubos de cartón, última invención de una empresa californiana?

La venta de vino barato en cajas de cartón no es novedad. Pero la compañía vitícola Four afirma que sus ’Cabernet Sauvignon’ y ’Petite Sirah’ envasados en tubos en cartón de tres litros constituyen una primicia en el sector de los vinos de calidad en California.

Para el gerente de Four, Larry Leigon, estos tubos son más respetuosos del medio ambiente que las botellas, y menos costosos. Además, asegura que el vino se conserva incluso mejor una vez abierto, ya que la tapa del tubo es más hermética que el corcho.

Leigon considera que las tradiciones también cambian y recuerda que hubo un tiempo en que las botellas sustituyeron a las ánforas.

"El vidrio fue una innovación de los siglos XV o XVI", destaca durante un encuentro en Healdsburg, en el establecimiento del condado de Sonoma (norte de San Francisco) donde se envasan los vinos Four.

"Este tubo también puede iniciar una tradición", dice.

Algunos productores de vino francés son escépticos ante la venta de vinos premium en un tubo de cartón.

"No veo la razón. La gente bebe vino con la comida y pone una botella sobre la mesa. Las cajas de cartón cilíndricas se hacen para la leche", observa Alain Vauthier, propietario del Castillo Ausone en Saint-Emilion, famosa región vitícola de Burdeos (suroeste de Francia).

"Para un buen vino, es necesario un vidrio (de botella) bien oscuro y un tapón de gran calidad. La durabilidad del cartón también me plantea dudas. Aquí tenemos botellas de Ausone 1849 que aún son maravillosas. Eso no pasaría con el cartón", prosigue Vauthier.

"Para vinos baratos que se beben en dos a tres años, sí, se pueden usar tubos de cartón, pero no para vinos de calidad que necesitan guardarse durante 10, 20 ó 30 años", insiste.

Incluso en Estados Unidos hay quienes son prudentes ante la nueva propuesta.

Mark Friedrich, de ’The Wine Shop’, cree que los tubos son perfectos para almacenar y transportar vino, pero pueden quitarle encanto a la ceremonia de tomarlo.

"Si llevas a tu mujer en un restaurante de lujo, ¿quieres que el mozo descorche una botella o retire la tapa?", se pregunta. "Pienso que (los tubos) no llegarán nunca al mercado de alta gama".

Los tubos de Four, de 28,5 centímetros de alto y 13 cm de diámetro, contienen el equivalente a cuatro botellas de vino de 750 ml, de ahí su nombre (Four en inglés significa cuatro), y cuestan 40 dólares al consumidor final.

El vino no está directamente en contacto con el cartón, puesto que el tubo contiene una bolsa interna de plástico. Todos los materiales se reciclan. La fabricación del tubo insume menos energía que la de hacer cuatro botellas y su peso inferior vuelve el transporte menos costoso.

"Creo mucho en el romance entre la botella y el corcho. Me encanta. Y siempre habrá lugar para eso", opina Bill Leigon, hermano y socio de Larry. "Pero no si es a costa del medio ambiente".

Los hermanos Leigon y el viticultor Barry Gnekow esperan a largo plazo comercializar cuatro tipos de Four: dos vinos blancos y dos tintos.

La primera partida de 10.000 tubos lanzada al mercado en octubre se está vendiendo bien, aseguran, y una segunda partida de 6.000 tubos está prevista para enero.

Habrá que esperar qué impacto tiene la propuesta en la escena internacional, donde hará su aparición en la feria comercial ProWein de Düsseldorf (Alemania) a fines de marzo.

ENVASES ECONÓMICOS

Vinos franceses ensayan con envases económicos

Fausto Triana - Prensa Latina  

París, 24 ago (PL) Los vinos franceses pudieran subsistir por su calidad varios siglos más pero la competencia arrecia hoy en el mercado mundial y los productores nacionales comienzan a aceptar el uso de envases más económicos. Hay una crisis en cierne y muchos vinicultores se ven obligados a introducir formas novedosas de mercadeo para no quedarse atrás, admitió en nota de prensa la prestigiosa firma exportadora Cordier Mestrezat Grands Crus.  

A fines del 2006, Francia lanzó dos importantes campañas en París para recobrar la tradición nacional de la preciada bebida a nivel interno. Sin embargo, la producción rebasa la demanda y la juventud parece inclinarse por la cerveza en la actualidad.   El sello distintivo galo es signo cualitativo insoslayable, pero se convierte en arma de doble filo: los precios fuera de este país son demasiado altos..   En tal sentido, de acuerdo con expertos locales, si bien es posible encontrar en Francia los apetecibles tintos de Burdeos, los Bordeaux jóvenes a un precio por debajo de los dos euros, en otras latitudes adquieren cifras exorbitantes.  

Entonces en América Latina, por ejemplo, mientras las botellas de vinos franceses aparecen en estantes como objetos de joyerías, casi intocables, sus rivales de Chile, Argentina, Australia y Sudáfrica hacen la competencia desleal, admiten.   Eso sin contar a contrincantes siempre poderosos, como los exponentes de las vendimias de España, Italia y los californianos de Estados Unidos, por lo general a precios inferiores que los de Francia.  

Cordier, que ha llegado a vender la botella de sus Bordeaux más sofisticados a dos mil 500 euros (alrededor de tres mil 380 dólares), se atreve actualmente a experimentar con las cajas de cartón para ciertas variedades.   La vinícola indicó recientemente que proyecta colocar en el mercado su marca Tandem en cajas de cartón de 250 mililitros, las cuales vienen con una pajilla especial con cuatro orificios, diseñada para rociar el vino en la boca.   Apoyada en la empresa suiza de empaques Tetra Pak, prueba en estos momentos la venta de Tandem en 600 supermercados en Bélgica, a unos dos euros la caja. http://groups.msn.com/TEnologia

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres